La lluvia ha llegado

para lavar las manchas

de esas instancias de aflicción

por auto-abatimiento;

y exclama, gota a gota,

que has nacido para trascender

tu limitado yo,

para disolver tu ilusión

de ser insignificante

y lanzar tu Valor

hacia Quién puedes Ser:

un Verdadero Amante del mundo,

una prueba viva reluciente

de la Supremacía del Amor.